Biblioteca España: en problemas por uso indebido del anticipo en reconstrucción

Publicidad

El consorcio Obras Medellín 2015, encargado de la reconstrucción de la Biblioteca España afectó a varios subcontratistas de dicha obra y ahora enfrenta problemas por el uso indebido del anticipo del contrato. Hasta los uniformes de dotación son adeudados por dicha sociedad.

El Municipio de Medellín autorizó un anticipo por $3.885.773.296 para ese Consorcio, equivalente al 40% del contrato de 10 mil millones de pesos. Se le desembolsaron $3.691.484.296, pero la Secretaría de Infraestructura Física cuestiona la inversión de este dinero por parte de Obras Medellín 2015.

En el informe de interventoría efectuado en marzo de 2017, el interventor señala que “no se encuentran soportes de los giros que la compañía pretendía sustentar y que tienen un valor de $2.695.673.241”. Dicho dinero debía permanecer en una fiducia y no en cuentas corrientes del contratista, con ello se consolida más la posición de la Administración en el sentido del incumplimiento de esta obligación del contratista en cuanto al uso indebido del anticipo.

Jairo González, abogado especializado de la Secretaría de Infraestructura Física, expresó que “el 6 de junio de este año se llevó a cabo una audiencia pública para resolver un recurso de reposición, interpuesto por el representante legal del Consorcio, Luis Alejandro Barbosa, se tomó la decisión de no reponer mediante resolución 03 del 4 de abril de 2017 por medio de la cual se declaraba el incumplimiento del contrato 4600062238 del 2015 en cuanto al uso indebido de anticipo de contrato”.

Dicha resolución en su artículo 2 estipula que “como consecuencia de lo anterior hacer efectiva la póliza número N° NB100047973 para garantizar el cumplimiento del contrato expedido por la Compañía Mundial de Seguros SA para garantizar el cumplimiento del contrato 4600062238 de 2015 en su amparo de cumplimiento por un valor 38.984.206 pesos y en el amparo de buen manejo y correcta inversión del anticipo por valor de 2.695.673.241 pesos”.
Jairo González añadió que al Municipio de Medellín ingresaron embargos por mil millones de pesos contra el Consorcio Obras Medellín 2015. Por ello, la Contraloría afirmó que se harán las respectivas investigaciones.

Por su parte, el concejal Bernardo Alejandro Guerra Hoyos solicitó a la Personería de Medellín que trascienda en sus funciones frente al tema y que muestre resultados, para “que justifique los 20 mil millones de pesos que le cuesta al Municipio”.

Guerra Hoyos, añadió que a los problemas de diseños y ejecución del Parque Biblioteca España por 15 mil millones, “ahora se le suma el manejo indebido del anticipo para su reconstrucción por 2.700 millones y que no solo se debe sancionar a los integrantes del consorcio, los cuales son LAB CONSTRUCCIONES S.A.S y CONSTRUCTORA CREARQ S.A.S (ambas con participación del otro 50% respectivamente) sino buscar la caducidad del contrato para inhabilitar por cinco años en la construcción pública a los implicados”.

El consorcio mencionado tiene varios antecedentes de incumplimiento en obras, por medio de un consorcio llamado CY, en los parques educativos de los municipios de Caicedo (sin entregar) y Yolombó, en la Biblioteca Pública Piloto y problemas de ejecución con obras en la Universidad del Quindío.

Julián Echeverri es uno de los subcontratistas víctimas de dicho consorcio en la obra de reconstrucción de la Biblioteca España y a quien le adeudan más de 160 millones de pesos, tiene la bodega llena hace 16 meses y apenas hace pocos días le suspendieron el contrato.

Luis Alejandro Barbosa es el representante legal de los consorcios Obras Medellín 2015 y CY y según Echeverri “actualmente ganaron la ejecución del Sena en Malambo por 16 mil millones de pesos”.

Otro de los afectados por el consorcio Obras Medellín 2015 es Adolfo Vélez, quien aseguró que le deben 90 millones de pesos y que “ha habido incumplimiento permanente”.

Testigo de estas irregularidades es el director del proyecto, César Valdez Barchán, a quien Obras Medellín 2015 le adeuda la liquidación y le suspendió el contrato de manera unilateral y sin justa causa el 31 de diciembre de 2016. Valdez afirmó que son muchos los afectados entre subcontratistas y proveedores, aparte de Julián Echeverri y Adolfo Vélez.

Fuente: Comunicaciones Concejo de Medellín




Publicidad